Lectoescritura

Es un método de lectoescritura analítico y fonológico con una base metodológica divida en cuatro fases:




1. Discriminación auditiva

Los alumnos aprenden la discriminación auditiva de los fonemas, por medio de la audición de palabras y canciones que les despiertan la curiosidad.

El aprendizaje se refuerza con imágenes y conceptos asociados, que estimulan su interés.

  • Identificación del fonema a partir de la audición de onomatopeyas.
  • Discriminación del fonema a principio, en medio y al final de palabra, y en la sílaba tónica.

2. Discriminación visual

El aprendizaje fomenta la autonomía del alumno y el dinamismo en clase utilizando recursos didácticos como:

  • Mostrar la grafía o el grafema y asociarlos a su sonido y a un concepto familiar para el niño.
  • Identificar la grafía aislada entre otras grafías.
  • Reconocer y distinguir mayúsculas y minúsculas.

3. Trazo: grafismos y grafías

Se enseña al alumno la escritura de la grafía y se analizan los trazos que la componen, para luego aislar los pregrafismos y así conseguir que los niños asimilen completamente la estructura de las letras. Con este conocimiento adquirido se practica el trazado, primero repasando las líneas discontinuas, para finalmente practicar sin el apoyo de la pauta.

Con Creceletras el alumno aprende en primer lugar el trazado de letras mayúsculas y a continuación el de letras minúsculas, aunque es el maestro/a quien decide en qué orden los presenta.

4. Lectura y escritura

Con Creceletras la lectura y la escritura resultan estimulantes, ya que ambas se trabajan simultáneamente.

El alumno aprende más rápido y más eficiente cuando asimila progresiva y gradualmente palabras, sintagmas, oraciones y textos sencillos. Cuando los niños y niñas encuentran sentido a la lectura, crecen el interés y la motivación por expresarse y comunicarse por escrito.

Inteligencias múltiples

Este tipo de metodología permite atender mejor a la diversidad y mantener motivados a los alumnos.

Aprender a pensar

Las rutinas de pensamiento ayudan a los alumnos y alumnas a ser más autónomos en su aprendizaje, promueven su pensamiento y les proporcionan herramientas para aprender a pensar.

Aprendizaje cooperativo

El trabajo cooperativo fomenta las relaciones interpersonales de los alumnos y la aceptación de las diferencias. Aprenden a organizarse, a respetarse, a colaborar, a proponer ideas y a escuchar a los demás.

Creceletras incluye propuestas de aprendizaje cooperativo en las fichas y en la guía didáctica del maestro.